lunes, 24 de noviembre de 2008

Game over


Como una sorpresa sin precedentes, que nadie pudo imaginar, Amy Winehouse anunció que ya se está divorciando de su esposo Blake. No me imagino qué clase de problemas pueden tener un exconvicto en rehabilitación y una adicta sin remedio.. Relamente no entiendo por qué no funcionó*.
*Es obvio que estoy siendo sarcástica ¿no? Digo, nomás aclaro por si las moscas.

2 comentarios:

niño alex dijo...

jajaja esta bueno que lo aclares, porque seguramente habrá en el mundo alguien que le parezca normal ser adicto sin remedio :P

Camila dijo...

Bueno hay adictos normales sin remedio, pero a lo que voy es que seguramente el divorcio le producirá un dolor indescriptible y tal vez harto material para un nuevo CD,que-ánimas- sea tan bueno como el Back to black